Blog

Recién inaugurado el cuarto piso

«no hay fecha que no se llegue…..» y pues acá andamos, en el fabuloso cuarto piso. Viviendo la vida, siendo feliz y básicamente dejándome llevar… total; no entiendo mucho la vida, pero me gusta como va, me gusta que es a colores, con musica bonita y hay buena comida.

Nunca he sido de crisis existenciales, ni preocuparme mucho por la edad; siendo francos, me cuesta un poco de trabajo recordar mi edad cuando alguien me solicita ese dato. Nunca lo tengo tan presente.

Es cierto que llegar a una década nueva pesa un poco, me pasó a los 30’s y eso de «los 30’s son los nuevos 20’s» no siempre es así de sencillo… ese dicho debe tener sus restricciones en letras muy chiquitas.

Llegar a los 40’s no me molesta tanto; de hecho me parece muy interesante. Siempre pensé que a los 40’s ya iba a ser un Señor con su vida medianamente resuelta… y no, aun me faltan MUCHAS COSAS por hacer.

Recuerdo a mi papá a sus 40 años y yo lo veía como una persona mayor, todo un señor, con una familia, casa propia y cansado de su trabajo. ¿Acaso me veo también así y no me he dado cuenta?

Creo que en nuestra generación, la vida corre un poco más en cámara lenta, no creo que tengamos las mismas prioridades, las mismas metas o simplemente el mismo estilo de vida que la que tuvieron nuestros padres. No porque la forma en que ellos vivían estaba mal, simplemente eran formas diferentes de vivir la vida, tiempos diferentes solo eso.

Siento que para ellos su principal meta o prioridad fue casarse, tener una casa, formar una familia, tener hijos (MUCHOS), trabajar mucho …. y ya; y esta bien. Ahora la cosa es diferente. No quiero generalizar, hay compañeros que sus prioridades son iguales a las de sus padres y eso me parece perfecto y hasta cierto punto admirable.

Pero hablando personalmente, el simple hecho de poder tener una casa ya es en sí todo un logro, tener una familia y varios hijos; eso es carísimo si en verdad quieres darles una buena vida. Precisamente por eso admiro mucho a mis padres, ¿Cómo carajos le hicieron para darnos la vida que nos dieron? ¿Cuánto se esforzaron para poder llegar ahí? Eso es de admirarse.

Tal vez suene un poco egoísta de mi parte, pero mis prioridades son algo diferente ¿Tener una familia? sí, pero diferente a la de mis padres. ¿Tener hijos? No, creo que no es algo para mí.

Estoy de acuerdo en que los hijos son una bendición, pero creo que yo seleccionaría otro tipo de bendición y aunque las bendiciones no se seleccionan; al menos la paternidad sí.

Siento que la paternidad es la responsabilidad más grande de la vida, el simple hecho que tu forma de actuar y tu forma de ser, afectan tanto a la vida de tu hijo y lo marcan para siempre, ya sea de manera positiva o negativa; eso es algo muy elevado para mí y creo que no estoy listo para ello.

¿Y por qué estoy hablando de todo esto? … jajaja, la verdad ni yo lo sé. El hecho de verme ya en el cuarto piso de la vida, me hace reflexionar en estas cosas. Aunque la verdad me tiene un poco más preocupado el ahorrar dinero para pagar mi casa; seguir ahorrando dinero para el viaje de vacaciones, estar ‘trucha’ y cazar un vuelo super barato con destino a mis próximas vacaciones… y sí; ahí es donde estás mis prioridades. Tal vez son egoístas, muy personales y hasta un poco banales, estoy totalmente de acuerdo; pero es lo que hay.

Así estoy llegando a los cuarenta, veamos como es… De primera impresión se ve bonito, elegante, divertido y con muy buenas oportunidades de pasarla bien. Ya les iré contando de que va todo esto. Por lo pronto, a celebrarlo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: