Yo soy de los que siempre está buscando tener algunos mejores hábitos, ya saben, comer mejor, hacer ejercicio (sigue en la lista???), hidratarme correctamente, aprender algo nuevo, mejorar una rutina, obtener nuevos resultados.

Justo hoy han pasado 21 días desde que iniciamos el 2022, la gran mayoría de nosotros hicimos nuestra lista de propósitos y nos pusimos a trabajar. ¿Cómo va esa lista de propósitos? ¿Siguen en proceso o ya los dejamos de lado?

Dicen que si haces algo por más de 21 días esto se hace un hábito. Ya sea uno bueno o uno malo, debemos estar siempre atentos de cada una de nuestras acciones o de nuestras rutinas porque eventualmente estas se transformarán en hábitos.

Ya llevamos 21 días del año 2022 ya deberíamos de tener algunos nuevos hábitos que nos van a traer nuevos resultados en el día a día.

Yo personalmente cambié un poco la forma en que inicio cada nuevo año. También hacía mi lista de propósitos… 12 propósitos y mi plato con uvas listo para atragantarme durante las campanadas.

La realidad es que muy pocas veces cumplí alguno, terminaba enero y ya ni me acordaba de esa lista o del contenido de ella. Es decir, pasaba los 21 días alimentando los malos hábitos. Por eso decidí no tener 12 propósitos, decidí seleccionar solo uno y trabajar realmente en él.

Llevaba AÑOS queriendo llegar a mi peso ideal, siempre era el número 1 en la lista y era el primero que olvidaba. Llegaba si acaso hasta el día de reyes y ahí recordaba lo rico que saben los postres y el pan dulce. Llegaba a la candelaria y los tamales me hacían salir corriendo de la dieta y olvidarla por completo.

En la temporada de fin de año 2019 – 2020 decidí hacer dieta (otra vez) ahora había una razón solida y no solo querer estar mas fit. La razón era que las personas con más riesgo de sufrir en la pandemia, eran las personas con sobre peso. PUM!! era mi razón suficiente para ahora si, estar a dieta… o sea, estar a dieta en verdad.

Así comencé con mi dieta y mi reto de 21 días. La diferencia de este año nuevo es que sería una dieta diferente, algo que rompiera con todos los esquemas. Si quería resultados diferentes, necesitaba hacer algo diferente a todos los demás años. Comencé con la dieta Keto.

Parecía que todos estaban en contra, hasta yo. «¿Cómo que nada de carbohidratos?» era la pregunta que me hacia… ¿O sea que adiós al pan y al azúcar? Quería resultados necesitaba apretar algunas tuercas y hacer las cosas diferentes.

y bueno el resto es historia…. en este blog, puse un poco de las reacciones y algo del proceso de ese reto. Fue un año en el que trabajé y logré perder los 45 kilos que tenía de más. No quisiera decir que todo fue muy fácil y no me costo nada de trabajo, pero lo tengo que decir… realmente el proceso fue sencillo, más de lo que jamás hubiera esperado.

El único momento difícil fue precisamente en las tres primeras semanas, una vez que me acostumbré al tipo de alimentación y las reglas de la dieta Keto, todo comenzó a fluir de una manera tan natural y orgánica que ni me di cuenta del cambio (incluso para mi fue algo impresionante ver el antes y después en las fotos).

No cabe duda que los hábitos se crean en 21 días, en nosotros está la decisión si estos hábitos serán constructivos o no. Yo hice las cosas diferentes por 21 días, trabajé y me enfoqué durante esos 21 días y después solo dejé fluir las cosas y el resultado lo vi incluso antes de que acabara ese año. Para ser preciso en 8 meses y medio ya estaba en mi peso ideal y pase de talla XXL a talla XS. (incluso me parece increíble ahora que lo escribo…. ¿Cómo fue que esto paso tan rápido?)

¿Cómo vas con tus propósitos de Año nuevo? ¿ya se hicieron un hábito y solo hay que dejarlos fluir? Te deseo todo el éxito y lo mejor de lo mejor en este año 2022. Sí se puede!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: