Vuelos cancelados, dosis amarga de realidad, distanciamiento social, temor, nueva normalidad… y una larga lista de etcéteras. Fue lo que me trajo el 2021 (en realidad desde el 2020). Sin embargo en estas fechas, si tengo muchas cosas que celebrar.

Yo siempre he sido ese que trata de buscar las cosas buenas, lo que pueda rescatar aun hasta en las situaciones un poco más complicadas. No sé si soy algo optimista pero a veces peco al querer buscar que puedo aprender de cada situación.

Recuerdo cuando se anunciaba la pandemia en México (mediados de Marzo del 2020) se veía venir una cuarentena algo severa y se anunciaban quienes eran la población en riesgo… entre ellos personas con sobrepeso. Yo llegando a mis 40’s y con 45 kilos arriba. En esa situación traté de buscar «lo bueno» que podría aprender. Supe que no había mejor momento y mejor motivo para bajar de peso y entonces me puse a dieta.

Pasado 8 meses ya había bajado 40 kilos y mi motivación para seguir estaba a tope. Ahora ya no tenía tanto sobrepeso y aunque seguí al 100 las recomendaciones para cuidar mi salud, mi preocupación ya no era tanta.

Sin duda estos últimos años han sido de mucho aprendizaje y retos. Hemos vivido como sociedad algo que ha cambiado completamente la manera en que estábamos acostumbrados a vivir. Ahora no me imagino visitando un centro comercial sin usar un cubrebocas y se me hace tan extraño cuando alguien no lo lleva puesto; jamás imaginé que algo así podría pasarme y ahora es mi día a día.

Pero decidí ver este tiempo como una oportunidad más. Sí, una oportunidad para aprender a cuidarme más, aprender a comer mejor, aprender a usar mi dinero de la mejor manera, aprender a cuidar y estar con mi familia, a veces a la distancia pero más cerca que nunca.

Aun a pesar de todo, quise seguir mi vida «normal» al menos lo más normal posible. Quise ponerme el reto personal de llegar a mis 40’s lo más saludable posible, viéndome y sintiéndome mejor que nunca. Recuperar la confianza en mi mismo y tener mi propia casa. Algo que pude logar y se me hacía algo imposible.

Aprendo que aun a pesar de la adversidad, siempre hay espacio y tiempo para esforzarte y cumplir tus metas, simplemente hay que querer hacerlo y obviamente, trabajar por ello.

Gracias 2021 realmente me haz enseñado un montón de cosas y no de manera teórica sino en la práctica, día a día. ¿Qué traerá el 2022? no lo sé pero espero que puras cosas buenas.

Deja un comentario